por Retail Actual 12 de julio, 2016 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

José María Ferrer, responsable del departamento de Legislación de Ainia Centro Tecnológico, advierte que las áreas afectadas en las relaciones entre Reino Unido y la Unión Europea serán el etiquetado de alimentos, el control oficial, los sistemas de alerta rápida y también la importación y exportación de productos alimenticios.

 

El Brexit tendrá incidencia en el sector agroalimentario, dará lugar a relaciones mucho más complejas entre la Unión Europea y el Reino Unido. Según el responsable del departamento de Legislación de AINIA Centro Tecnológico, José María Ferrer, “a corto plazo todavía no se va a percibir, pero a medio plazo se observará dificultades a la hora de comercializar los productos alimenticios en el Reino Unido”.

Si la salida de la Unión Europea se concreta, tendremos que ver cómo se retorna a un escenario en el que la legislación alimentaria de aplicación en las materias primas y productos acabados destinados al Reino Unido será diferente de la exigible en la Unión Europea de los 27, con la complejidad que esto supone:

  • Etiquetado e información a los consumidores. Desde el 13 de diciembre de 2014 venimos aplicando una legislación común a la hora de etiquetar los alimentos, podremos encontrarnos con unas nuevas exigencias en esta materia por parte de las autoridades británicas, con la consiguiente dificultad a la hora de trabajar con los etiquetados multilingües, algo por otra parte cada vez más extendido. "¿Qué opción tomarán las autoridades competentes del Reino Unido? -se pregunta Ferrer- “una legislación similar a la de la Unión Europea o, por el contrario, se inclinarán por una regulación en la línea de los Estados Unidos”, otra de las incógnitas que tendremos que despejar en medio plazo.
  • Controles en alimentos: contaminantes, plaguicidas, patógenos y materiales. Este es otro tema sumamente interesante a la hora de valorar la situación, ¿qué va a suceder con los límites de residuos de plaguicidas (LMR’s) en los productos destinados al Reino Unido? ¿seguiremos aplicando el Reglamento 396/2005 o similar, o por el contrario retrocederemos a décadas pasadas y se desatará una “guerra” a la hora de marcar los famosos LMR’s por parte del Reino Unido con la consiguiente complicación para los productores hortofrutícolas al revisar estos parámetros?.
  • ¿Qué tipo de RASFF tendrá el Reino Unido? La marcha del Reino Unido tendrá como consecuencia que estará también fuera del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos de la Unión Europea (RASFF) y, en su caso, "tendrá que plantearse qué sistema de alertas rápidas pondrán en marcha y cómo se coordina en su momento con el RASFF, es un aspecto más a considerar”, apunta Ferrer.
  • Las cifras de un mercado de gran potencial para nuestro sector agroalimentario. Cómo afecta a la exportación de productos alimenticios al Reino Unido. Por poner un ejemplo, el Reino Unido fue el destino de 1,46 millones de toneladas de frutas y hortalizas frescas en 2015 procedentes de España, es el tercer destino de los productos agrícolas tras Alemania y Francia.

Por ahora la situación presenta muchísimas más incertidumbres que certezas. Según Ferrer “tendremos que esperar para ver qué acuerdo final se establece; si será un modelo similar a Noruega o como el que tiene Suiza. En cualquier caso, la actividad agroalimentaria se complicará, lo que no quiere decir que vaya a cesar, dado que tanto la Unión Europea como  Reino Unido en este ámbito se necesitan y tendrán que seguir trabajando juntos”.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus