por Retail Actual 23 de febrero, 2021 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La consultora Markets & Markets ha estimado que el mercado de soluciones tecnológicas que ofrecen análisis de las emociones alcanzará los 4.600 millones de dólares para el próximo año  y es una de las tendencias más destacadas en análisis y ciencia de datos para este 2021.

Las organizaciones son cada vez más conscientes de que la recolección y análisis de información relativa a las emociones de sus clientes puede ayudar a determinar su comportamiento y de esta manera, dispondrán de claves para mejorar la experiencia de usuario y la fidelidad de marca. Por este motivo, esta disciplina tiene múltiples aplicaciones para sectores donde las opiniones de los clientes o la experiencia de usuario tienen un peso importante.

En el caso del retail, la compañía de eCommerce eBay lanzó una Pop-Up Store física y quería determinar cómo los clientes se sentían haciendo las compras de regalos de navidad. Para ello, se sirvió de múltiples cámaras y tecnologías biométricas para interpretar las expresiones faciales y cómo cada cliente se sentía al estar cerca de productos determinados.

En qué consiste y cómo llevar a cabo el anáiisis de las emociones

Los datos recopilados para el análisis de las emociones suelen provenir de múltiples fuentes de distinto formato y origen, como la voz, cámaras biométricas, wearables u otros dispositivos de Internet de las cosas (IoT). Eso puede dificultar su procesamiento de manera holística, especialmente si las herramientas de análisis utilizan algoritmos de Inteligencia Artificial y Machine Learning que son cada vez más frecuentes y complejos. Además, al tratarse de datos que en muchos casos son de carácter personal (como imágenes faciales y registros de voz) necesitan un adecuado tratamiento y almacenamiento para cumplir con las normativas de protección de datos como el GDPR.

Como respuesta a estos retos que puede plantear el análisis de las emociones, la consultora especializada Denodo recomienda el uso de tecnologías de virtualización de datos. José Andrés García, responsable de Denodo para Iberia y Latinoamérica, explica: “La analítica de emociones tiene cada vez mayores usos y casos de aplicación porque las organizaciones saben lo importante que puede ser anticipar el comportamiento o dar una mejor respuesta a sus clientes para lograr su fidelización y así potenciar sus ventas. Pero esta tecnología también tiene retos como el cumplimiento de la regulación o el procesamiento de sus datos, ya que muchas veces provienen de múltiples fuentes y formatos como la voz, las cámaras biométricas o incluso de sensores wearables", indica el experto.

Afortunadamente, la Virtualización de Datos puede ser su gran aliado. Ocurre que esta tecnología es capaz de integrar todos los datos repartidos entre sistemas heterogéneos como los mencionados mediante una capa lógica. Así, se pueden gestionar de manera unificada y centralizada entregarse en todo momento en tiempo real y cumpliendo con las normativas”, señala el responsable de Denodo, especializada  en virtualización de datos.
 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus