Publicidad Publicidad

Noticias y actualidad sobre empresas de producción y distribución alimentaria

Investigadores vascos trabajan para descifrar las bases moleculares de la obesidad infantil y crear soluciones nutricionales personalizadas

por Retail Actual 14 de noviembre, 2017 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Descifrar las bases moleculares que rigen la obesidad infantil, con el objetivo de desarrollar soluciones nutricionales personalizadas que permitan ponerle freno, es el objetivo del proyecto EMOI (Estudios Moleculares de la Obesidad Infantil). Basado en un estudio clínico observacional con población infantil de 6 a 16 años y lo desarrollan la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, Azti, Fundación Biofísica Bizkaia y el Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más grave del siglo XXI y se asocia a una mayor probabilidad de discapacidad y muerte prematura en la edad adulta. Según la Organización Mundial de Salud (OMS), el 33% de los niños, de 2 a 17 años, padece sobrepeso y obesidad. La Comunidad Autónoma del País Vasco no se libra de este problema. La ingesta excesiva de alimentos con alta densidad energética y de fácil acceso; el mayor tamaño de las raciones; y una baja ingesta de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales, frente a una elevada ingesta de azúcares (bebidas carbonatadas y azúcares añadidos), grasas saturadas (comida rápida, precocinados y procesados) y proteína animal (carnes rojas y embutidos), es el patrón de dieta poco saludable en la población infantil.

El proyecto EMOI, financiado por las ayudas Elkartek 2017 del Gobierno Vasco, pondrá el foco de su actuación en el estudio de los lípidos de membrana –parte esencial de la barrera que contribuye a mantener el equilibrio entre el interior y el exterior de las células–, los estudios de microbiota –factor independiente que contribuye a la obesidad relacionada con la dieta–, el estudio de microRNAs –fragmentos de ARN no codificantes que regulan una gran cantidad de genes involucrados en el metabolismo de los lípidos y los hidratos de carbono– y la saciedad, que juega un papel primordial en el control de la relación entre la ingesta de alimentos y las necesidades energéticas del individuo.

Bases para el futuro desarrollo industrial de nuevos productos y soluciones
Los resultados del proyecto EMOI permitirán aportar soluciones al mercado global de salud y nutrición y sentarán las bases para el futuro desarrollo industrial de nuevos productos y soluciones. En este sentido, se podrán desarrollar nuevos alimentos y suplementos tanto preventivos como de aplicación en la población obesa. La revisión de dietas específicas y el conocimiento del impacto de la ingesta de distintos alimentos, permitirá al sector alimentario adecuar sus productos para la prevención de la obesidad y diseñar fórmulas novedosas y suplementos para tal efecto, abriendo nuevos nichos de mercado.

La identificación de dianas terapéuticas y de biomarcadores será de gran interés para compañías biotecnológicas y farmacéuticas de cara al desarrollo de productos como kits de diagnóstico. Servirá para desarrollar fármacos y nutraceúticos altamente específicos, dirigidos a obesidad que ayuden a combatir o prevenir las enfermedades metabólicas. Finalmente, la personalización de los tratamientos pasa por la integración de diferentes datos clínicos, necesidades nutricionales y sensoriales del individuo, requerimientos de ejercicio, control de constantes vitales, etc. para generar herramientas que permitan al individuo el autocontrol de su salud o patología y que dichas herramientas le ofrezcan opciones de compra, dietas, suplementos, actividad física, etc.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus