por Retail Actual 31 de marzo, 2016 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) es una organización empresarial sin ánimo de lucro que agrupa a más de 650 empresas del sector cárnico (mataderos, salas de despiece e industrias de elaborados), distribuidas por toda la geografía española. Retail Actual ha hablado con su secretario, Miguel Huerta, para conocer las claves del desarrollo del sector a corto, medio plazo.

Su trabajo para las empresas cárnicas durante 40 años de andadura sitúa a Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) como principal referente empresarial del sector. Representa a la industria cárnica de España, tanto por el alto número de firmas, como por la importancia del volumen de su producción conjunta, que supera el 60% del total nacional, destacando en algunos productos, como los derivados del cerdo ibérico, donde se alcanza más del 90% del total. Asimismo, pertenece a los principales foros empresariales para luchar por los intereses del secto. Hablamos con su secretario, Miguel Huerta, para conocer los retos que afronta esta industria. 

- ¿Qué momento vive el sector cárnico en nuestro país?

- Representamos a un sector puntero en Europa, que ha conseguido significativos avances frente a nuestros principales competidores de la UE y ha evolucionado mucho en pocos años, para conseguir una estructura de empresas muy modernizadas y actualizadas tecnológicamente, con una buena situación de competitividad. Como fruto de esta buena posición, hay que reseñar, por ejemplo, que somos el primer país europeo en número de mataderos autorizados para exportar a China y a Taiwán, y que estamos en primera posición en la lista de espera para abrir las exportaciones a México.

- ¿Queda margen para que las industrias cárnicas sigan creciendo en el exterior?

- Aunque es cierto que necesitamos abrir nuevos mercados, especialmente en lo que se refiere a carnes como el vacuno y el ovino, España no tiene que apostar sólo por el porcino, nuestro producto estrella. También tenemos que avanzar en la protección de nuestras producciones. Tenemos productos tan emblemáticos como el jamón ibérico y el jamón serrano sin una adecuada protección internacional a través de figuras de calidad reconocida como son las IGPs. Y hay otros productos "muy españoles", como el chorizo y el lomo embuchado que no cuentan con ningún tipo de protección.

- ¿Qué expectativas tienen para este año?

- Siempre hay que ser cauteloso con las previsiones, pero creemos que ahora puede irse planteando una situación de crecimiento, por la mejor situación económica generalizada tras estos años tan difíciles, que incentivará la demanda interna, y por otro lado con la buena marcha de las exportaciones, como indicaba anteriormente. El futuro de nuestro sector pasa por la transparencia, por incrementar día a día el compromiso con el consumidor, por satisfacer sus expectativas con formulaciones cada vez más idóneas nutricionalmente, por un etiquetado claro y leal, etc.

Nuevos formatos de conveniencia y proximidad

- ¿Qué productos cárnicos pide hoy el consumidor?

-Requiere productos y formatos basados en la conveniencia, la comodidad, los loncheados, productos preparados, nuevos productos con perfiles nutricionales más ligeros, productos para grupos específicos de consumidores, etc. hace llamamientos a los que el sector ha de responder con responsabilidad social, información respaldada y evidenciando compromisos serios para una mejor alimentación. Estos compromisos incluyen aspectos como la reformulación para poner en el mercado productos con perfiles nutricionales más positivos, o la información apropiada y completa al consumidor para facilitarle la elección entre los diferentes productos.

- Visto el esfuerzo económico en innovación. ¿Puede competir esta industria con firmas de otros países que abaratan el coste?

-Tenemos que competir con servicio, tecnología, calidad, nuevos formatos y productos, etc. También deberíamos innovar en otras áreas diferentes como las fórmulas de comercialización o la cooperación entre empresas. Con lo que no podemos competir es con los costes que tienen otros grandes productores mundiales debido a la estructura legislativa y reglamentaria que tenemos en la Unión Europea. Esto último dificulta la actividad, pero, por otro lado, la normativa comunitaria ayuda a dar más prestigio a las producciones de la UE.

 

Descubre más sobre el sector cárnico y novedades de producto en el número 18 de Retail Actual, especial Salón de Alimentaria.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus