por Retail Actual 6 de noviembre, 2014 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Asemac ha celebrado recientemente una jornada de reflexión sobre la industria de la panadería, bollería y pastelería en la que se ha puesto sobre la mesa la importancia del valor añadido y de la proximidad en los canales de comercialización.

La Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería (Asemac) se ha reunido recientemente para celebrar su ´IV Jornada de Reflexión Sectorial´ con el objetivo de analizar el presente y las líneas estratégicas que marcarán el futuro en los próximos años. Felipe Ruano, presidente de la entidad, ha señalado que este encuentro bienal de los altos directivos de la industria de panadería, bollería y pastelería sirve para gestionar mejor y más eficientemente los retos estratégicos.

En concreto, en la jornada se han abordado la situación actual y la mejora de las estrategias empresariales, los nuevos modelos de comercialización y las expectativas de este sector en la hostelería y restauración en España. Además, durante el acto se ha analizado el impacto que tiene el proceso de panificación industrial en el sabor y la textura del pan, así como la influencia del coste energético en el escalado de producción.

 

De moda, pero el consumo no crece

"El pan está de moda. Los nuevos tiempos y los gustos de la población han propiciado que la industria adapte sus productos y formatos a una sociedad cada vez más exigente", señala Felipe Ruano. De esta manera, se ha incrementado el número de productos y variedades ofrecidos en unos lugares cada vez mejor decorados donde no sólo se puede comprar pan, sino también tomarse un café, merendar y quedar con los amigos.

No obstante, el despunte de la aceptación de este producto no se refleja en los datos del sector de la panadería en su conjunto. Los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) avanzan que el consumo de pan en el hogar está cayendo en 2014, pese a que 2012 y 2013 mostraron una ligera mejoría. "Habrá que esperar a finales del año para conocer el dato definitivo, pero, como digo, no podemos ser muy optimistas", reconoce el presidente de la entidad sectorial.

 

Nuevos formatos y canales

Se ha apostado por la elaboración de nuevos panes y se ha incrementado en gran medida la oferta y eso hace que el consumidor siempre encuentre un pan adaptado a su gusto. Asimismo, se han aumentado los productos especiales, por ejemplo, sin gluten, destinados a un sector de la población cada vez más extendido, con algún tipo de problema alimentario.

Las empresas asociadas también han elaborado nuevos productos a partir de la harina de otros cereales, como la espelta, o los conocidos como ‘pseudocereales’: amaranto, quinoa, kamut, pero también han introducido muchas otras innovaciones en los formatos y en los canales de comercialización.

En estos últimos, Ruano destaca el incremento que se ha producido en los últimos años en el número de tiendas especializadas y otros establecimientos de la restauración y hostelería que apuestan por el pan de calidad, aunque estas tiendas suponen todavía un porcentaje muy bajo de la venta total del sector

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus