por Retail Actual 20 de abril, 2021 Punto de venta comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las soluciones de impresión de etiquetas Brother facilitan la trazabilidad de los alimentos y el cumplimiento de las normas.

El etiquetado de alimentos es una de las piezas clave en la distribución y gestión del punto de venta, además de ayudar a generar confianza y sensación de seguridad en el consumidor. Por un lado, asegura la trazabilidad de los alimentos, desde su producción y distribución hasta su elaboración. Las normativas europeas coinciden en que las etiquetas deben ser claras y visibles, y contener toda la información necesaria (ingredientes, fecha de caducidad o consumo preferente, valor nutricional, alérgenos, etc.).

Para minimizar los errores de un mal etiquetado y no cometer riesgos para la salud, mejorando la confianza y satisfacción del cliente, la firma de soluciones de impresión Brother nos desgrana los pasos a seguir en este campo para cumplir todas las normativas y facilitar el trabajo diario en todas las áreas:

  • Etiquetado en almacén

Antes de su distribución a supermercados y otros puntos de venta. En esta etapa es imprescindible que la etiqueta incluya un código de barras o nº de referencia, los datos de origen, contenido, peso, instrucciones de conservación, etc. (tanto los envases individuales como las cajas, palés, etc.)

  • Etiquetado en el punto de venta

Al estar destinados al consumidor final, debe figurar claramente el precio (también descuentos u ofertas en caso de ofrecerse), fecha de caducidad, alérgenos, y contenido del envase.

  • Etiquetas de alimentos frescos

En el caso de los alimentos al peso o a granel, debe consignarse claramente el tipo de producto, su origen, fechas de envasado, caducidad y el precio por kg.

  • Etiquetas para la preparación de alimentos

En el caso de canal horeca, pero también en los cada vez más presentes córners y puntos calientes de comida para llevar de los supermercados y espacios comerciales (los llamados también mercaurantes) también están obligados a etiquetar los alimentos frescos, cuando los reciben y en el momento en que los descongelan o preparan. Hay que añadir las fechas de caducidad secundarias correspondientes a cada ingrediente para asegurar que se cocinan y consumen dentro del tiempo adecuado. Y preferiblemente, no hacerlo a mano para evitar confusiones.

Soluciones de etiquetado de Brother

Las soluciones de etiquetado de Brother para el sector alimentario abarcan las series TD-2, TD-4 y las impresoras portátiles de la serie RJ. Están indicadas para etiquetar en movilidad, como en un supermercado o los pasillos de un almacén, permitiendo crear etiquetas personalizadas, legibles y de calidad profesional, desde un ordenador, tableta o móvil, incluir códigos de barras, logotipos e iconos y muchas otras funciones.

Gracias a la tecnología térmica que usan son fiables y robustas y, según el modelo, incluso calculan automáticamente la fecha de caducidad de los alimentos tras su descongelación o apertura. Una ayuda inestimable para asegurar la trazabilidad y la salud de sus clientes.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus