por Retail Actual 5 de octubre, 2020 Consumo/Tendencias comentarios Bookmark and Share
< Volver

Igone Castillo es la fundadora de Doctora Retail y consultora en retail marketing, trabaja especialmente con comerciantes independientes. La bloguera, formadora y conferenciante y participa como docente en el Máster en Retail Marketing de la Universidad de Málaga, en el área de experiencia y atmósfera del punto de venta.

Empezamos la recta final de 2020 de forma muy distinta a como lo imaginamos en enero. Muchos de nosotros estamos preocupados por los números: pasar de rojo a negro. Queremos alcanzar el final del año sin pérdidas (o con la menor cifra posible de pérdidas) y asentarnos en algo parecido a la normalidad, aunque sea una “nueva normalidad”. Una normalidad de distancia social y mascarilla a la que ya nos estamos empezando a acostumbrar.

Pero esta pandemia pretende enseñarnos que si nos quedamos “mirando a la caja” no vamos a poder adaptarnos, no vamos a evolucionar. La rentabilidad es importante, claro, pero lo que mueve tu comercio son las personas: sin clientes no hay negocio. La nueva normalidad es eso, NUEVA. Y enfrentarnos a lo nuevo siempre nos da un poco de miedo.

Ante la incertidumbre… más observación

Rebrotes, oleadas, fases…Ya te habrás hecho a la idea de que vamos a convivir un tiempo con la pandemia, sus cambios de rumbo y cómo afectan a negocios y personas. Algunos de estos cambios ya los hemos visto ¿Cómo está cambiando nuestra forma de comprar a corto y medio plazo? ¿Qué tendencias de consumo hemos podido vislumbrar ya?

  • Clientes más digitales: ya pasábamos mucho tiempo con nuestro móvil, pero ahora hemos aprendido a hacer más cosas en internet. Comprar online o hacer un curso de formación online son algunas de las cosas que muchas personas hicieron por primera vez durante el confinamiento.
  • Más teletrabajo: aunque el teletrabajo no es nada nuevo, empresas y empleados han aprendido que es posible y que tiene muchas ventajas. Todo apunta a que esta modalidad de trabajo se combinará con el trabajo presencial en mayor medida que antes de la crisis.
  • Miedo y desconfianza: temor al contagio y preocupación por la salud, pero también desconfianza ante la situación de incertidumbre económica.
  • Ahorrador: ante la incertidumbre valoraremos más el ahorro
  • Más tiempo en casa: como consecuencia del teletrabajo o del miedo pasamos más tiempo en casa. Esto también hace que nos preocupemos más por el hogar
  • Crecimiento del ecommerce: tampoco es nada nuevo que las ventas en el canal online ya estaban creciendo. El confinamiento ha hecho que se acelere este crecimiento.
  • Polarización del consumo: por el efecto de la crisis económica crece la venta de productos low cost y de lujo
  • Apuesta por lo local: porque queremos proteger nuestra economía, la de nuestra ciudad o país. Y también porque confiamos más en lo que tenemos cerca.

Hagamos un retrato del “consumidor medio”: vamos a llamarle Sara. Sara es ahora es más casera, más desconfiada, compra online más que antes, es más sensible al precio y apuesta por lo local. Pero recuerda que esto es sólo el retrato general. No todos somos Sara, es más, todos somos diferentes, ¿cómo son tus clientes y cómo les está afectando esta crisis?

Un paso más en la transformación digital

El escaso nivel de digitalización de muchos comerciantes les ha pasado factura durante el confinamiento. Afortunadamente nos estamos tomando este asunto más en serio. Así que quizá uno de tus planes para la recta final de 2020 sea invertir en transformación digital.

Si me preguntas dónde debe empezar la transformación digital de tu tienda te diría: por dentro. Antes de pensar en acciones de marketing digital o en pantallas de led para tu escaparate piensa en cómo ser más eficiente gracias a soluciones de tecnología y digitalización. Piensa, por ejemplo, en los códigos de barras y cómo facilitaron la identificación de cada producto y el control del stock. Una solución para ahorrar tiempo e incluso para proporcionar información más clara para tu cliente… Ahora son las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) las que prometen facilitar todas las tareas de inventario y ahorrar costes a los retailers. O recuerda las antiguas cajas registradoras y compáralas con tu ERP o con el software de tus terminales de tienda. Ahora puedes tener datos y saber mucho más (y mucho más rápido) de tus ventas, de tus márgenes, de tus clientes….

Quédate más con “transformación” y no tanto con “digital”. Y ahora piensa en tu equipo, en tu trabajo diario y en ese retrato de tu “nuevo cliente”. Sólo así puedes buscar soluciones (digitales o no) que te permitan ser más eficiente y, a medio plazo, más rentable

 

¿Quieres leer completo este y otros contenidos del número de septiembre ? No te pierdas nuestra sección de kiosco de Retail Actual.

 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus