por RetailActual 6 de abril, 2020 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

En 2014, la Unión Europea decidió poner en marcha un plan que fijara para 2020 que el sector industrial supusiera un 20% del PIB, en lugar del 15,6% que aportaba entonces la media comunitaria. España, se aleja cada vez más, estando ahora en un 14,4% y cayendo. Desde Afidi, Asociación Española para el Fomento de la I+D en industria, nos dan las claves para remontar está reducción de inversión.

La industria es un sector clave en el avance económico para España, contribuyendo a la mejora de la competitividad a largo plazo de su economía, por su efecto arrastre hacia el resto de sectores, la calidad del empleo, alta capacidad de innovar y de transferir la tecnología a la sociedad e impulsar la exportación. En 2018, la industria creció apenas un 1,1%, lo que significa 3,3 puntos menos que un año antes, profundizando, por lo tanto, en la pérdida de peso respecto del conjunto de la economía. Se trata, en cualquier caso, del menor avance en cinco años, e incidir que este sector ha perdido más de 1.100 empresas en doces meses.

Las iniciativas públicas adoptadas para impulsar este sector, han sido escasas y poco ambiciosas, lo que ha provocado un proceso de cambio del modelo productivo hacia el sector terciario, reduciendo su relevancia.Es importante destacar que el sector industrial es una pieza clave para el desarrollo de la actividad innovadora e inversión en I+D en España. Según los últimos datos del INE para 2018, las empresas de la Industria fueron las de mayor intensidad en cuanto a gasto en innovación, con casi un 30% de empresas innovadoras que representaron unos 9.153 millones de euros.

En el actual contexto del Covid-­‐19, estamos pasando por una situación sin precedentes, donde, dado el estado de alarma, se ha precisado del paro total de actividades no esenciales, donde la industria está sufriendo especialmente, no siendo nada fácil parar completamente procesos productivos de un día para otro.

Medidas concretas para reforzar el sector industrial

Desde Afidi centran su propuesta en una única actuación, pero que tuviese como mínimo el mismo calado de la ya planteada con éxito en la anterior crisis del 2008 por el Gobierno, cuando el Ministerio de Industria convocó unos planes plurianuales de Competitividad que con gran éxito salvaron gran parte de la Industria española.

Entre 2008 y 2013, la crisis económica erosionó el sector industrial español. En 2014, la recuperación económica le dio tregua, pero ha durado poco: en España otra vez se están destruyendo empresas industriales. Entre septiembre de 2014 y septiembre de 2018, se crearon casi 2.500 en términos netos, pero se destruyeron 1.145 entre septiembre de 2018 y septiembre de 2019, poniendo fin a cuatro años seguidos de expansión industrial.

Según el informe remitido por la AIReF, entre 2008 y 2016, el Ministerio de Industria concedió préstamos para el desarrollo industrial por valor de cerca de 4.900 millones de euros -­‐con un saldo vivo a finales de 2017 de aproximadamente 3.300 millones-­‐ de los que se beneficiaron el 2 % de las empresas industriales.

Miremos a Europa

La concesión de estos préstamos ha supuesto un coste directo para la Administración de, al menos, 1.000 millones de euros, debido, principalmente, al elevado coste financiero al que tuvo que hacer frente el Tesoro para conseguir el dinero en los años de crisis (640 millones entre 2008 y 2011). "En este sentido, creemos que la única forma de emplear los fondos públicos con un efecto positivo e inmediato sería un programa de apoyo a las inversiones industriales.

A  modo  comparativo,  dentro  de  los  fondos  de  gestión  de  crisis  del  Covid-­‐19  para mejorar  la liquidez,  Austria  ha  puesto  15.000  millones  de  euros  de  ayuda  de   emergencia  para  las  industrias más afectadas,  Portugal  ha  establecido  nuevas  líneas  de   crédito  en  condiciones  favorables  para  las empresas  en  los  siguientes  sectores  (3.000   millones  de  euros):  restauración,  turismo,  eventos,  textil y calzado,  industrias   extractivas,  o  Croacia,  que  ha  puesto  en  marcha  una  ayuda  estatal  para proporcionar   capital  y  liquidez  a  las  empresas  turísticas  y  la  industria  cultural  y  creativa.  
  
A  la  par  que  incentivar  la  inversión  industrial,  estaríamos  fomentando  la  digitalización  de  la  industria y ayudando  a  cambiar  el  modelo  productivo  de  España  basado principalmente  en  el  sector  servicios Es preciso  más  que  nunca  potenciar   tres   ambiciosos  objetivos:  La  reindustrialización  de  la  economía, la necesaria transformación  de  nuestro  tejido  industrial,  para  adaptarlo  a   la   evolución  de  las  tecnologías digitales  y  la  adecuada  adaptación  a  la  transición  ecológica.  

 

Recordamos que, ante esta excepcional situación, Retail Actual seguirá informando cada día sobre las noticias más relevantes para el sector de la distribución, logística y comercio minorista.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus