por Retail Actual 3 de diciembre, 2021 Consumo/Tendencias comentarios Bookmark and Share
< Volver

Por Carine Buadès, Country Manager de Mondial Relay.

Son buenos tiempos para el ecommerce, y todo indica que se consolidará cada vez más como la principal alternativa de compra. Al mismo tiempo, el comercio electrónico ha impulsado el sector de la paquetería, que está aprendiendo a adaptarse a cada cliente.

Los compradores son cada vez más exigentes y demandan métodos de entrega que proporcionen más comodidad y flexibilidad, sobre todo tras haber adquirido el hábito de realizar compras online con frecuencia. Al convertirse en clientes habituales del comercio electrónico, buscan mejorar gradualmente la experiencia al recibir sus productos, que es una parte fundamental del proceso de compra y que determina en gran medida la satisfacción final del consumidor.

Otro factor que está ganando en importancia, y que cada vez habrá que tener más en cuenta, es el medioambiental. Los consumidores están cada vez más concienciados sobre esta cuestión, que no deja de ganar peso a la hora de decidir dónde comprar: según un estudio de Ipsos para Mondial Relay, el 36% de quienes compran online valora los compromisos ambientales a la hora de elegir proveedores, el 34% se fija en las especificaciones del impacto ambiental de cada opción a lo largo del proceso de compra, y el 30% aprecia que el sitio web ofrezca la entrega en un punto de recogida, ya que considera que es una opción más respetuosa con el medioambiente gracias a la disminución de emisiones de CO que implica la reducción de viajes de los transportistas.

El potencial del comercio electrónico para las pymes

El comercio minorista, comúnmente conocido como tiendas de barrio, cada vez se adapta mejor y de forma más natural a las nuevas realidades que presenta la revolución del comercio electrónico que estamos viviendo.

La sociedad está cambiando y los consumidores con ella: los hábitos de compra han dejado de ser lo que eran para mudarse al mundo digital impulsando el e-commerce, la compra directa por Internet en la que prima la comodidad de adquirir cualquier producto desde cualquier lugar. Es indiscutible la llegada de un nuevo escenario en el paradigma de las ventas, condicionadas por la tecnología y la nueva visión social. Aunque ya eran comunes las ventas online de grandes almacenes y conocidas firmas, hasta hace poco no había rastro de la mayoría de los pequeños comercios en Internet.

Sin embargo, las motivaciones de los consumidores para dejar de acudir a las tiendas de forma física han ido en aumento, por lo que los comerciantes no han tenido más remedio que tomarse a pecho la conocida frase “renovarse o morir”. Los clientes están cada vez más presentes en el canal online, y los comercios que quieran sobrevivir deben estar ahí: según el estudio de Ipsos, el 98% de los españoles ya ha comprado alguna vez por Internet.

Y es que, sobre todo con la llegada de la pandemia a nivel mundial, miles de tiendas al por menor han tenido que cerrar sus locales, o como mínimo han visto cómo sus ventas en establecimiento físico se reducían drásticamente. Por ello, muchas han decidido cambiar su estrategia y evolucionar hacia las ventas online, aunque no todas lo han conseguido.

Puntos de recogida: una nueva herramienta del e-commerce en tiendas de barrio

Por otra parte, la evolución del comercio online, que se ha visto acelerada por la pandemia, ha supuesto un cambio en las empresas de logística y paquetería. Actualmente son los consumidores los que mueven la rueda de estas empresas, y se han convertido en un público exigente que demanda un servicio impecable, rápido y sin margen de error. En este sentido, cada vez ganan más importancia los puntos de conveniencia, a los cuales ya han recurrido un 61% de los compradores online españoles (según el estudio de Ipsos) y que ya representan una red muy significativa en pequeños comercios de toda España.

Esta es otra de las maneras en las que estos comercios de barrio se están alineando con el e-commerce, ya que son cada vez más las que se convierten en puntos de conveniencia desde las que recibir y enviar las compras online de los consumidores. Locales conocidos o desconocidos de nuestro barrio como floristerías, tintorerías, estancos, librerías o quioscos ya forman parte de una extensa red que hace posible la recogida y envío de paquetes.

Las ventajas de esta modalidad de envío son infinitas, tanto para los negocios como para el usuario. Los propietarios de los locales reciben una comisión por cada paquete en función del peso del mismo, aunque su mayor ventaja es el tránsito de personas que acuden a su tienda aumentando la probabilidad de venta propia.

Por otro lado, la comodidad es lo que más valoran los consumidores: poder recogerlo donde mejor les convenga en una amplia franja horaria otorga una gran libertad al comprador, y genera una sensación de satisfacción con su servicio. El 57% de quienes han recurrido a este sistema menciona esta comodidad como uno de los principales factores para utilizar puntos de conveniencia. El bajo coste de este servicio (para el 45%) y la imposibilidad de recibir los paquetes en el domicilio (para el 23%) son los otros motivos más valorados por los encuestados por Ipsos.

Mondial Relay, el pionero de los puntos de conveniencia

Mondial Relay es el pionero del sistema de puntos de conveniencia en Europa, actualmente en proceso de expansión tras su integración en InPost, que le permitirá ampliar su red y también añadir taquillas inteligentes que la complementarán en numerosas ubicaciones, acercándose aún más a todos los usuarios. En España, Mondial Relay ya acumula alrededor de 3.000 puntos de conveniencia repartidos por todo el país, bautizados como Punto Pack. Desde que Mondial Relay comenzó a operar en España hace unos años, se ha ido abriendo camino poco a poco como una de las principales alternativas para el reparto de paquetes, y ya ocupa el sexto lugar entre las empresas más utilizadas para envíos en nuestro país, según un estudio de OpinionWay.

Publicidad
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus