por Retail Actual 6 de octubre, 2021 Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

La bodega Murviedro dinamiza las visitas al barrio medieval de Requena con una propuesta cultural única en la comarca, que armoniza la historia con la pasión por el mundo del vino.

Murviedro, la bodega valenciana de origen suizo con sede enológica en Requena, emprendió hace unos años el proceso de rehabilitación de lo que hoy es la ‘Bodega Histórica’ que se alza en el barrio de La Villa y que inauguró en 2017 con motivo de la conmemoración de su 90 aniversario. En el tiempo transcurrido esta propuesta de enoturismo cultural ha demostrado ser todo un éxito, pero sorprende muy gratamente que en los últimos meses el número de solicitudes se ha incrementado de manera notable, siendo la de tipo ‘Premium’ la opción preferida, las reservas anticipadas no paran de crecer e incluso ya hay visitas concertadas para el próximo año 2022.

"Internet es el principal medio por el que han encontrado la propuesta y se ha efectuado la reserva, pero resulta muy satisfactorio cuando los visitantes afirman haber venido por los vinos que ya conocían de Murviedro, así como por las recomendaciones de un familiar o persona amiga que ya había tenido la experiencia", explican desde la bodega.

Bodega Histórica de Murviedro, una casa museo fascinante

En la Plaza de Albornoz se encuentra la Bodega Histórica de Murviedro, una casa museo que esconde en el subsuelo un espacio fascinante. Bajo sus cimientos se encuentra un entramado de galerías que, a través del tiempo, ha servido de refugio, de almacén de agua y alimentos, así como para elaborar los vinos que han dado fama a esta comarca desde el siglo VI a.C.

Este es un tesoro subterráneo en el que el tiempo se detiene, donde se respira la quietud y la temperatura constante en la que el vino se guarecía en las grandes tinajas de casi 186 arrobas (3.000 litros). En las plantas superiores del edificio se ilustra la historia de La Villa y su relación con el cultivo de la vid y la elaboración de vino, justo donde antaño se ubicaban los telares en los que se confeccionaban telas de seda. Durante el siglo XVII este fue uno de los centros neurálgicos de la Ruta de la Seda, llegando a convertir a Requena en el cuarto productor a nivel nacional.

La Casa de la Seda 

En la planta baja de la Bodega Histórica de Murviedro se cría el buque insignia de Bodegas Murviedro, La Casa de la Seda. Este vino es tan especial porque está elaborado con uvas de cepas centenarias de la Finca El Ardal. Bodegas Murviedro adquirió en 2015 este venerable viñedo de Bobal cuando estaba a punto de ser arrancado por su escasa producción. La bodega valenciana rescató estas cepas viejas precisamente por la excelente calidad que dan sus apenas 1,5 kilos de uva que da cada vid por término medio, trabajadas con prácticas de viticultura ecológica. Con ellas elaboran una edición limitada de un tinto artesanal a la antigua usanza, un vino hecho con las manos.
 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus