por Retail Actual 29 de octubre, 2020 Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

TÜV Rheinland ofrece la certificación en materia de seguridad alimentaria conforme a los estándares internacionalmente más reconocidos (ISO 22000, IFS, BRC y FSSC 22000). Esta cualificación permite a las empresas ser más competitivo en el sector agroalimentario y la distribución.

Durante la crisis sanitaria, se extendió la desinfección con lejía de los envases antes de su consumo, práctica que puede resultar peligrosa o perjudicial a la salud si no se realiza de manera adecuada. Sin embargo, pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que no hay evidencia de que las personas puedan contagiarse del Covid-19 a través de los alimentos o de sus envases, los mayores riesgos para la cadena de suministro de alimentos están añadiendo más presión sobre las empresas alimentarias.

En un sector tan sensible, la multinacional TÜV Rheinland ofrece servicios de auditoría y certificación a las empresas que intervienen en cada etapa de la cadena de suministro de alimentos: desde los productores de materias primas, pasando por los fabricantes de catering y alimentos, hasta la venta al por menor. TÜV Rheinland como entidad de servicios de certificación ayuda a demostrar y documentar el cumplimiento de los requisitos de calidad y seguridad alimentaria.

Entre las certificaciones que ofrece TÜV Rheinland se encuentran ISO 22000, IFS, BRC y FSSC 22000.

  • La ISO 22000 es la norma general y reconocida internacionalmente para los sistemas de gestión de la industria alimentaria. Con esta certificación, se garantiza que la empresa dispone de un sistema de gestión de calidad en toda la cadena de producción acorde a la normativa de seguridad alimentaria. Desde los productores primarios hasta las empresas de transporte, los subcontratistas, los fabricantes de alimentos y el comercio minorista.
  • La norma internacional para los alimentos, abreviada IFS por sus siglas en inglés, garantiza la calidad de los productos  a lo largo de las cadenas de producción del sector alimentario.
  • La BRC, desarrollado por el British Retail Consortium, protege los intereses de los minoristas británicos y establece los requisitos básicos en materia de seguridad alimentaria. Éstos incluyen el desarrollo de normas HACCP, los sistemas de gestión de calidad bien documentados y la gestión de las condiciones higiénicas. En TÜV Rheinland, ofrecen la certificación para los fabricantes de alimentos de acuerdo con el estándar global BRC para alimentos. Además, para los fabricantes de materiales de envasado, ofrecen una certificación de acuerdo con este  estándar global.
  • La FSSC 22000 ayuda a la integración de un sistema de gestión de la inocuidad alimentaria con los sistemas elaboradores de alimentos. Está basada en la ISO 22000:2018, por lo que es un estándar que se adecúa perfectamente con otros sistemas de gestión como ISO 9000, ISO 14000 e ISO 45001. De esta forma, contar con esta certificación es un elemento esencial de la estrategia de calidad de las empresas del sector alimentario.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus