por Retail Actual 16 de octubre, 2018 Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

La empresa láctea de Taboada Casa Macán demandó a Central Lechera Asturiana, que opera bajo el nombre fiscal de Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), por incumplimiento de acuerdo comercial y le reclama siete millones de euros por los daños y problemas ocasionados en la empresa, que la llevaron a entrar en un concurso de acreedores.

A finales de 2015 Central Lechera Asturiana acudió a Casa Macán para poner en marcha un proyecto de elaboración de nuevos productos y acoger la producción que se realizaba en aquellos momentos en la planta de Pontevedra.

"Tras la firma de dicho acuerdo, la empresa taboadesa realizó una importante inversión en ampliación de la factoría y en maquinaria. Una vez terminada la gestión, la firma asturiana cambió de opinión y rompió de forma unilateral el acuerdo con Casa Macán dejando a ésta en una grave crisis económica ante la imposibilidad de dar salida a la inversión realizada. Esta situación le llevó a un concurso de acreedores del que consiguió salir después de grandes esfuerzos en el mes de junio de este año tras llegar a un acuerdo con un total de 125 acreedores que mostraron su confianza en la viabilidad de la firma", reza el comunicado emitido esta semana por Casa Macán.

Casa Macán demanda a Central Lechera Asturiana un total de siete millones de euros, cantidad estimada en la que se incluye la inversión realizada así como el dinero que dejó de ingresar en estos diez años prorrogables a tres como establecía el acuerdo.

 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus