por Retail Actual 1 de junio, 2021 Punto de venta comentarios Bookmark and Share
< Volver

Victoria Corral,  Strategic Growth Leader en Solver IA, nos habla en este artículo sobre la transformación digital en retail y las posibilidades de la inteligencia artificial.

Todo el mundo habla de la Inteligencia Artificial, es uno de los términos de moda, junto con Blockchain y IoT, del mismo modo que, desde hace algunos años, se habla de la Transformación Digital en las empresas de forma genérica, pero ¿en que se traduce realmente para los distribuidores?

A pesar de tener un halo futurista, la Inteligencia Artificial es una tecnología madura que viene impulsada por el gran volumen de datos generados en las empresas y que ya responde a retos de negocio actuales. Algunos de estos retos son necesidades históricas sin cubrir de los diferentes sectores y otros responden a las nuevas necesidades de digitalización que dan respuesta a los nuevos hábitos de los consumidores.

A modo de introducción, podríamos definir la Inteligencia Artificial como el conjunto de técnicas y procedimientos que dotan a las máquinas de inteligencia. Las máquinas emulan la inteligencia humana, tanto en las funciones de comprensión del contexto (ver, escuchar, sentir) como en la toma de decisiones basada en el análisis. Dentro de la IA, probablemente el subcampo más utilizado es el Machine Learning o aprendizaje profundo que aborda algoritmos capaces de aprender por sí mismos.
 
Si bien es cierto que los departamentos de innovación son, quizá, los pioneros en utilizar la Inteligencia Artificial para proyectos de desarrollo de productos o servicios muy disruptivos, actualmente, cada vez más, las compañías aplican estas técnicas para mejorar procesos core de su operativa logrando mejorar sensiblemente sus cuentas de resultados.

Qué puede hacer la Inteligencia Artificial en retail

Distinguiría dos ámbitos de actuación en los retailers en los que hoy, ya, la Inteligencia Artificial es la principal ventaja competitiva. El primero hace referencia a todo lo que tiene que ver con alinear los productos y servicios de los distribuidores a las expectativas de los clientes actuales. Y el segundo, se refiere a cómo la Inteligencia Artificial mejora los procesos internos de las compañías del sector de la distribución.

Adicionalmente a la transformación hacia la digitalización de las personas, el contexto de pandemia actual ha acelerado estos hábitos y las crecientes necesidades de experiencias digitales de los clientes. En este sentido, la Inteligencia Artificial es imprescindible para aquellos distribuidores que quieran liderar la respuesta a estas nuevas exigencias tales como:

  • Experiencia digital fácil y personalizada

Por un lado, el elevado volumen de datos que se generan resultado de la navegación digital, otras interacciones con el distribuidor y las transacciones, así como el cambio constante del comportamiento de los clientes digitales, hacen imprescindible los modelos de autoaprendizaje para identificar patrones que evolucionen con el cliente. También la Inteligencia Artificial da respuesta a un segmento de clientes creciente, tanto digitales como físicos, que se mueve con soltura con los medios tecnológicos y evita la interacción humana en búsqueda de la eficiencia, evitando colas para pagar, comprobando el stock en real time, haciendo pedidos en otros canales, etc. Estas segmentaciones dinámicas permiten accionar personalizaciones en la navegación, la propuesta de producto, las búsquedas, los canales, promociones, precios o la propuesta de valor para fidelizar a dicho segmento.

  • Una operación fluida y eficiente desde la logística hasta el punto de venta

La multicanalidad, la creciente gama de productos de los últimos años, las continuas promociones en tienda entre otros factores han hecho que la complejidad de la gestión de los distribuidores haya aumentado, si a ello le sumamos, el nivel de competitividad entre empresas competidoras, la necesidad de hacer una excelente gestión de la planificación es clave.

Una previsión de demanda fiable y flexible que tenga en cuenta todas las variables es el desencadenante de una buena gestión logística, almacenes automatizados y con el mínimo producto, gestión de entregas en real time, minimizar la perdida desconocida son algunos de los retos urgentes en los que se pueden aplicar los modelos de Inteligencia Artificial con muy buenos resultados.

Cada vez más, se va a extender una cultura de implementar la Inteligencia Artificial en las áreas de negocio que va a permitir impulsar estos proyectos desde todos los departamentos de los distribuidores. Es más, en mi opinión, los grandes retailers darán un mayor protagonismo a la Inteligencia Artificial, siendo la primera palanca de eficiencia transversal en las compañías y creando departamentos específicos en este campo que den servicio a todas las áreas y que resuelva objetivos de negocio. Sin embargo, es complejo a priori determinar si el modelo que se desarrolla es el mejor posible, lo que puede tener una diferencia de impacto en la cuenta de resultados, por lo que será clave para el éxito de la estrategia de Inteligencia Artificial, la incorporación de perfiles con gran conocimiento técnico o apoyarse en partners especializados. Cuanto antes se inicie este camino, mejores resultados se obtendrán.



Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus