por Retail Actual 3 de enero, 2017 Bodega comentarios Bookmark and Share
< Volver

La nueva Colección Finos Palmas 2016 se define por su elegancia y singularidad. Tras el verano, llegó el trabajo de la clasificación en bodega donde Antonio Flores, la "nariz de la Casa", ha seleccionado aquellas botas de las viejas soleras de González Byass en las que el vigor de la “flor” ha otorgado un intenso carácter a fino.

Para esta experiencia sorprendente y emocionante, el Mejor Enólogo Español del Año ha contado con la destreza y sensibilidad del Master of Wine y Master Sommelier, Gerard Basset.

Ambos han escogido las mejores botas de la solera de Amontillado Fino donde la levadura de velo pasa del esplendor de la vida en Una y Dos Palmas, a la decadencia y muerte de la misma en Tres y Cuatro Palmas. El resultado ha sido inmejorable, con una Colección Finos Palmas compleja y trascedente que refleja las edades de Tío Pepe.

  • Una Palma. Evolución en el tiempo de un Tío Pepe con 6 años, es fruto de la selección de tres botas, de un total de 142, en las que el velo de flor es un manto de vida.
  • Dos Palmas. Ocho años de contacto con la flor que cubre toda la superficie del vino. Fino Dos Palmas es un reflejo de la elegante contundencia de Tío Pepe, procede de la selección de dos botas de entre 150.
  • Tres Palmas. Un Tío Pepe muy viejo, lleva la crianza biológica al límite. Tras 10 años de envejecimiento, sólo algunas botas mantienen trazos de levadura que interactúan mágicamente con el vino. Procede de una única bota seleccionada entre las 150 que componen la solera.
  • Cuatro Palmas. Este Amontillado Viejísimo refleja la capacidad de Tío Pepe de evolucionar en el tiempo concentrando lo mejor de su origen para ofrecer un vino que demuestra la importancia de la selección y la clasificación en la bodega. Un amontillado sublime e irrepetible que procede de solo una de las seis botas que envejecen en González Byass desde hace 51 años. 
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus