por Retail Actual 23 de mayo, 2022 Actualidad comentarios
< Volver

Los festivales de música son un buen escaparate para los productores artesanales. Citas como El Bosque Sonoro apuestan por los productos en frío de pequeños artesanos para apoyar su trabajo y evitar el consumo energético que suponen las cocinas y las foodtrucks.



Los festivales de música han pasado de ser sinónimo de comida rápida y poco cuidada a disponer de una oferta gastronómica comienza a adquirir una importancia similar a la del propio cartel de actuaciones. De hecho, la calidad de los alimentos que se sirven en los festivales de música, les confiere un valor añadido. A raíz de este cambio de actitud por parte de los consumidores, han surgido festivales como El Bosque Sonoro, en los que toda su oferta gastronómica se basa en las elaboraciones de pequeños productores artesanos llegados desde todas partes de España e incluso Portugal.

Este peculiar festival, que alcanza este año su tercera edición, se celebra del 17 al 19 de julio en la pequeña localidad de Mozota (Zaragoza), en la que apenas residen 60 vecinos de forma estable. Nació con tres objetivos fundamentales: apoyar el desarrollo rural, luchar contra la despoblación, y revitalizar la zona siendo un evento totalmente sostenible. De esos tres ejes surgió la necesidad de ofrecer a los asistentes platos que reflejaran el trabajo de antaño y que les transportaran hasta la cocina de sus antepasados. Platos que, además, se sirven en frío para evitar el alto consumo energético que suponen las cocinas y las foodtrucks. “Hemos querido confeccionar una oferta gastronómica que reivindica las elaboraciones tradicionales, respetuosas con el medioambiente y sostenibles”, explican los organizadores.

Productores artesanales: gastronomía a todo ritmo

La carta de alimentos que el público podrá degustar mientras canta y baila al ritmo de la música de Los Planetas, Zahara, Xoel López, Kiko Veneno, Sen Senra, El columpio asesino, Natalia Lacunza, Triángulo de amor bizarro o Rufus T. Firefly entre otros, incluirá once elaboraciones de ocho pequeños productores. Desde la provincia de Teruel llegarán las creaciones de la empresa Laurel y Tomillo, ubicada en Lagueruela: lomo al azafrán con zanahoria y cebolletas encurtidas y bocados de pavo confitado con tomates desecados al sol en Vilamós. La Panadería Simón, de Zaragoza, será la encargada de proporcionar el pan de masa madre.

La provincia vecina de Navarra estará representada en el festival por la conservera familiar El Juncal, que despachará corazones de alcachofa con denominación de origen y limpiadas a mano con aceite del bajo Aragón, y yemas de espárrago con mostaza de habanero, salsa procedente de Oguijares (Granada). La quesería artesanal Devas Gourmet, ubicada en Escalonilla (Toledo), se ha encargado de elaborar una crema de queso manchego con guindillas caramelizadas, con toques dulces y picantes, que no dejará a nadie indiferente.

Desde Cáceres llegará una de las elaboraciones más curiosas que se podrán probar durante el festival: la morcilla de calabaza. Será de la mano de la empresa familiar Sierra de las Villuercas. Completarán la oferta gastronómica las tarrinas de crema de calabaza y de berenjenas ecológicas de la conservera Tarro Verde (Cuenca); las patatas fritas artesanas de La Azucena (Madrid), y la caballa en aceite de oliva al curry con piri-piri de Good Boy (Conserveira do Sul), localizada en la ciudad lusa de Olhão.

Y como tan importante como el contenido es el continente, la compañía bilbaína de diseño Cookplay será la encargada de proveer los vasos, platos y cubiertos que se utilizarán en el evento, todos ellos elaborados con pulpa de caña de azúcar.

Para garantizar al máximo las medidas de higiene y prevención, los asistentes al festival deberán pedir su comida mediante un código QR, además, la configuración del cáterin se ha realizado teniendo en cuenta la cantidad de asistentes y los reportes de consumo de la edición anterior para poner freno al desperdicio. “Compramos solo los productos necesarios según la cantidad de asistentes, los datos de nuestra plataforma de ticketing y los reportes de consumo anteriores registrados en nuestra app de servicio a mesa”, comentan desde El Bosque Sonoro.

Los impulsores de El Bosque Sonoro entienden la comida como algo más que la mera suma de alimentos. “En la alimentación confluyen elementos culturales de la diversidad biológica y territorial del país. Desde El Bosque Sonoro creemos en la semilla como patrimonio cultural”, señalan. Por ello, sin dejar de lado otros territorios, han prestado especial atención a lo que la tierra que acoge el festival podía ofrecerles. En este sentido, destaca la alianza entre la empresa cervecera zaragozana Ámbar y El Bosque Sonoro. Una colaboración que va mucho más allá del patrocinio, y que es una apuesta en firme por el talento, la sostenibilidad y lo local.


Noticias relacionadas

comments powered by Disqus

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas o videos vistos). Puedes obtener más información y configurar sus preferencias.

Configurar cookies

Por favor, activa las que quieras aceptar y desactiva de las siguientes las que quieras rechazar. Puedes activar/desactivar todas a la vez clicando en Aceptar/Rechazar todas las cookies.

Aceptar/rechazar todas
Cookies Analíticas

Cookies que guardan información no personal para registrar información estadística sobre las visitas realizadas a la web.

Cookies de Marketing

Cookies necesarias para determinadas acciones de marketing, incluyendo visualización de vídeos provenientes de plataformas como Youtube, Vimeo, etc. y publicidad de terceros.

Cookies de Redes Sociales

Cookies relacionadas con mostrar información provenientes de redes sociales o para compartir contenidos de la web en redes sociales.