por Retail Actual 9 de noviembre, 2020 Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

Lindt & Sprüngli abre tres nuevos establecimientos en Barcelona, Madrid y Oporto suma ya 18 boutiques en España y la primera en Portugal.

Lindt & Sprüngli está de aniversario: cumple 175 años de historia apostando por un ambicioso plan de expansión en la Península Ibérica. La compañía suiza de chocolate premium refuerza su presencia en la Península con la apertura de dos nuevas tiendas Lindt en España (en el Centro Comercial L’Illa Diagonal de Barcelona y, a finales de noviembre, en Madrid) y la primera tienda Lindt en Portugal, ubicada en Oporto.

Con el objetivo de acercar la experiencia de compra al consumidor, la compañía cerrará este año con un total de 18 tiendas propias en España ubicadas en Barcelona, Madrid, Valencia, Bilbao y Mallorca. Lindt & Sprüngli abrió su primera tienda en España en 2006, en San Sebastián de los Reyes (Madrid). Tras la gran acogida por parte de los consumidores, decidió ampliar, año tras año, su red de tiendas propias y tiene previsto alcanzar, en 2025, la treintena de boutiques Lindt.
 
Asimismo, tras 15 años operando a través de un partner en Portugal, Lindt & Sprüngli ha decidido implementar su propio modelo y estructura en el país y se estrena también con su primera tienda Lindt en Vila do Conde Outlet, uno de los centros comerciales más importantes de Porto.

“Queremos estar cada vez más cerca de nuestros consumidores ofreciéndoles una experiencia de compra única. Por ello nos hemos marcado el objetivo de alcanzar la treintena de tiendas Lindt en un plazo de cinco años. Aspiramos a tener presencia en las principales ciudades de la Península para que cada vez más consumidores puedan disfrutar de nuestros productos en un espacio único”, afirma Marcos Ponce, director general de Lindt & Sprüngli Iberia.


Mercado de gran consumo para el chocolate Lindt

El mercado de gran consumo sigue siendo para la marca su principal línea de negocio, con la distribución de más de 350 productos en supermercados e hipermercados. Lindt & Sprüngli lleva comercializando sus productos en el mercado español desde el año 1981.

Asimismo, la venta online es una de las apuestas de la compañía que cuenta con su propio e-commerce y también distribuye sus productos, en las ciudades donde tiene tienda propia, a través de la plataforma de entrega a domicilio Glovo. Un servicio que, en los últimos meses, ha experimentado un gran impulso debido a la alta demanda de los productos de indulgencia durante el confinamiento. De hecho, el consumo de tabletas en España experimentó un crecimiento del 50%, según datos de Nielsen. 

175 años de pasión por el chocolate

La historia de Lindt & Sprüngli se remonta al año 1845 cuando David Sprüngli-Schwarz y su hijo elaboraron el primer chocolate sólido en su pequeña confitería ubicada en Zúrich. Unos años más tarde, en 1899, el hijo, el pastelero Johann Rudolf Sprüngli-Schifferli, decidió construir una moderna fábrica de chocolate en Kilchberg (Suiza) y adquirió la pequeña, pero famosa fábrica de chocolate de Rodolphe Lindt con el objetivo de seguir expandiendo el negocio familiar. De esa unión nació el grupo Lindt & Sprüngli.

Uno los secretos mejor guardados de la marca es la elaboración de su chocolate, que se realiza con la técnica del conchado. Se trata de un proceso de mezcla, agitación y aireado con el que Rodolphe Lindt logró convertir el chocolate, que hasta entonces era difícil de procesar y comer, en una masa fina y brillante que se derrite en el paladar.

Otro de sus factores diferenciales es la calidad de sus materias primas, que combina diferentes tipos de habas de cacao para conseguir un aroma único con múltiples notas de cata. Estas habas de cacao se someten a un proceso de tostado y molido únicos que se realiza en las propias fábricas de la compañía, consiguiendo que el producto final -la tableta o bombón- sea mucho más fresco y mantenga el aroma.

Asimismo, otra de las características que hacen única a esta marca de chocolate premium es que el acabado de algunos de sus productos más emblemáticos se realiza todavía de forma manual. Un ejemplo de ello es la colocación, una por una, de las almendras caramelizadas en los Praliné Amande de Luxe y del lazo rojo y el cascabel del conocido Conejito de Pascua Lindt Gold Bunny.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus