por Retail Actual 10 de junio, 2019 Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

La fundación Seguridad Alimentaria y Prevención de las Alergias (FSA) formará a los profesionales de la industria alimentaria y les otorgará un distintivo de garantía, con una validez de un año.

La FSA -fundación sin ánimo de lucro que se presentó la semana pasada y con sede en Bilbao- distinguirá con un sello de calidad a las empresas y negocios de hostelería que tengan una estrategia frente a las alergias alimentarias. El sello de calidad llevará la garantía de la WAO, la Organización Mundial de la Alergia, que reúne a más de 40.000 especialistas médicos pertenecientes a 104 sociedades científicas de todo el mundo.

Según anunciaron sus responsables, ya han detectado el interés de muchas empresas alimentarias por este tipo de certificación, como conserveras o bebidas. La fundación Seguridad Alimentaria y Prevención de las Alergias pretende formar a todos los trabajadores de las empresas, ya sean o no manipuladores de alimentos.

Todos los protocolos de la cadena alimentaria

El objetivo es evitar al máximo cualquier riesgo de contaminación que pueda desencadenar un brote. Incluirá todos los procesos de la cadena de la industria alimentaria: desde organizar el proceso productivo hasta la información final que deberá llegar al cliente en el supermercado. Por tanto, todos los protocolos que deben seguirse en la recogida de materias primas, elaboración, etiquetado, hasta la información que se les ofrece a los propios clientes.

Por otro lado, la FSA también trabajará en mejorar la formación e información sobre el concepto de "las trazas de", que en este momento carece una legislación clara. Tal y como explicaron los responsables de la Fundación, muchos productos en el supermercado incluyen este tipo de mensajes con "puede contener trazas de...", pero "más que un servicio al consumidor es un mecanismo de defensa de las empresas" frente a la posibilidad de contener restos de algún alérgeno.

Alergias alimentarias: un problema de "primera magnitud"

La industria alimentaria ha realizado en los últimos años un esfuerzo por adaptar sus sistemas de producción y manipulación a la normativa vigente, una legislación en la que también se ha avanzado mucho tanto en el etiquetado como en el control de los alérgenos.

Un problema de salud de primera magnitud, que en las últimas dos décadas ha crecido de manera exponencial.  Victoria Cardona, jefa de Alergología del hospital Vall d´Hebron, apuntó en la presentación de la FSA que las reacciones alérgicas a alimentos "se han multiplicado por tres en las últimas dos décadas". De hecho, afectan a dos millones de españoles.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus